Romina Gorbarán

rominagorbaranfacultad@gmail.com


05-08-2019


Cuando todos saben ser madre menos vos


La responsable de este título que hoy llevo con orgullo es Ámbar y tiene 1 año y dos meses.

Su llegada fue prematura así que de poco sirvió imaginar el parto y planificar la maternidad. Pero el tema que trataremos en otra ocasión. Hoy hablaremos de la dura tarea que es criar a nuestros niños con los demás.

Si hablamos de crianza, siempre te juzgarán. Cuando te convertís en mamá te dicen cómo tenés que criar a tus hijos, qué le debés poner, cómo los debés cambiar. Y si lo hicieras de esa manera igual te critican.
Si no trabajás, seguro piensan que estás en tu casa sin hacer nada y te sobra tiempo para todo. Lo que te transforma en una persona floja y un mal ejemplo para tu hijo.

En cambio si trabajás fuera de casa, dicen que no te alcanza el tiempo o que tenés a tu hijo descuidado, o que sos fría por dejarlo al cuidado de otra persona.

Te dicen qué médico elegir y qué remedios debés darles, además de enseñarte a tomar correctamente la fiebre de tu bebé.

Los libros que leíste, no fueron lo “suficientemente buenos” ni claros a la hora de tomar las decisiones correctas para la crianza. Solo podés guiarte por tu corazón de madre y la desesperación que te produce el verlos sufrir.

Te miran mal cuando los corregís como si los estuvieras maltratando, y a la vez, si no lo hacés los tildan de mañosos.

Por eso, desde hace unos meses me dije a mi misma: No escuches, no te enganches, contá hasta 1000 y seguí adelante. Que si criás a tu hijo con amor, lo estás haciendo bien.

Volver


ENCUESTA
¿Usted cree que el 41% de los votos que obtuvo Macri fueron sufragios anti K o genuinos?